miércoles, 13 de marzo de 2019

INTERNACIONAL: Condenado a prisión el vigilante de seguridad que disparó a un jugador de Pokémon GO

La víctima era un hombre de 60 años de nacionalidad china que se encontraba en el interior de su furgoneta.
The Washington Post informa de la condena de 30 años de prisión al guardia de seguridad que disparó sobre un hombre de 60 años que se encontraba jugado a Pokémon GO.
El trágico suceso tuvo lugar el pasado 26 de enero de 2017. Jiansheng Chen, de 60 años de edad, se encontraba estacionado en el interior de su furgoneta alrededor de las 11 de la noche en una zona de acceso privado cuando fue increpado por Johnathan Cromwell, de 21 años, un guardia de seguridad del edificio frente al que se encontraba detenido. Cromwell disparó 10 veces en rápida sucesión, alcanzado 5 balas a Chen en la parte superior del brazo y el pecho, y que le produjeron la muerte antes de ser llevado a un hospital.
El caso logró una enorme visibilidad pública; mientras la familia de Chen pedía justicia para la víctima, alegando que el hombre no hablaba prácticamente inglés y que al estar desarmado nunca supuso una amenaza para nadie, el abogado de Cromwell sostuvo que su defendido había actuado en defensa propia. Si bien Chen se encontraba en una área privada y ya había sido expulsado del recinto con anterioridad, la última ocasión 10 días antes del tiroteo, parece ser que el hombre no pudo entender las advertencias de Cromwell, y asustado, comenzó una huida apresurada marcha atrás cuando el vigilante disparó su arma pensando que el vehículo pretendía atropellarle. Según un portavoz de la familia, Chen había aprendido a jugar Pokémon Go, para establecer vínculos con miembros más jóvenes de su familia, actividad que según el forense del caso fue lo último que el fallecido hizo antes de ser asesinado.
El texto de The Washington Post señala que la familia Chen alegó durante el juicio que "Cromwell tenía una disposición 'peligrosa, agresiva, errática, descuidada y violenta', que había sido despedido por un empleador anterior por el uso excesivo de la fuerza, y que era conocido por blandir su arma cuando no era estrictamente necesario". Diferentes inconsistencias en la declaración de Cromwell han llevado al jurado a recomendar que el acusado enfrente a 30 años de prisión, tras encontrarlo culpable de asesinato en segundo grado utilizando un arma de fuego, si bien la sentencia se pronunciará el 24 de junio.
Una triste noticia que vuelve a hacer del popular juego de Niantic un protagonista involuntario, como la reciente presunta agresión a un policía por parte de un jugador de Pokémon GO.




APP OFICIAL SEGURIDAD Y EMPLEOGifs ANimados Flechas (31)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJANOS TU COMENTARIO