La fiscalía pide 1 año y 6 meses por.el.robo y la agresión de un vigilante en el Carrefour de Ceuta.




El juicio contra J.F.B., acusado de robar en el Carrefour de Ceuta y agredir a los vigilantes de seguridad, se ha celebrado en la mañana de este jueves en la Sala del Juzgado de lo Penal número 1 de Ceuta. Se enfrenta a 1 año y 6 meses de prisión como acusado de un delito de robo con intimidación y a una multa de 400 euros por un delito leve de lesiones, además de pagar una indemnización de 300 euros a uno de los vigilantes.
Durante la vista oral, que se celebró en ausencia del acusado por falta a la citación judicial sin justificación, testificaron los dos vigilantes de seguridad que participaron en la detención del acusado. Ambos relataron que tras recibir el aviso de sus compañeros que se encuentran vigilando en las cámaras de vigilancia, le pidieron al acusado que les acompañara tras haber pasado por la línea de caja para verificar si llevaba algún artículo sustraído. En ese momento, relataron, se puso agresivo y empezó a darles golpes y puñetazos, llegando a caerse todos cuando estaban en el cuarto de control. Los vigilantes sufrieron lesiones durante el episodio, uno de ellos una rotura del hueso de un dedo de la mano. Ante la ausencia del acusado, la representante del Ministerio Fiscal leyó su declaración ofrecida en el juzgado de instrucción donde negó haber robado ni agredido a nadie asegurando que fue a la inversa. J.F.B. contó que al salir del Carrefour le cogieron y lo llevaron al cuarto de control a la fuerza, sin que llevara ningún producto robado, y que una vez allí comenzaron a apalearlo. Relató que le dieron cuatro o cinco puñetazos y que utilizaron la porra mientras estaba tirado en el suelo. Los vigilantes declararon que esto no es cierto y que en ningún momento le golpearon o utilizaron las porras. Tras las declaraciones de los testigos, los dos vigilantes, el juicio quedó visto para sentencia, solicitando la Fiscalía la condena por los delitos que le acusa y el abogado defensor una pena menor calificando los hechos, en todo caso, como un leve de hurto. Alegando que no quedó probada ni la agresión ni lo que robó, porque los vigilantes testificaron que no llegaron a comprobar si había robado algo o no porque una vez engrilletado llamaron a la Policía para su detención y se fueron al hospital por las lesiones sufridas.


Print Friendly and PDF

SIGUENOS EN TELEGRAM


0 Comentarios

Publicar un comentario