precio 3,05€ con gastos de envío incluidos
PRECIO INFERIOR A 25€
LO ÚLTIMO

La fiscalía solicita tres años y medio de prisión a un hombre acusado arrancarle parte de la oreja a un vigilante de seguridad privada tras agredirlo con un bate de béisbol




La Fiscalía de Málaga sienta en el banquillo a un hombre acusado arrancarle parte de la oreja a un vigilante de seguridad privada tras agredirlo con un bate de béisbol, unos hechos por los que solicita que sea condenado a tres años y medio de prisión. Ocurrió en plena Semana Santa en Vélez, cuando el empleado se encontraba junto a los tronos de la Cofradía del Huerto y los Desamparados.

Los hechos se registraron en la madrugada del Domingo de Ramos de 2017 en un tinglado situado en la calle Fray Julián Marcos de la citada localidad, donde la cofradía tenía ubicado los tronos aquella noche. La víctima se encontraba trabajando realizando labores de vigilancia, hasta que sobre las 03.00 horas apareció el sospechoso.

Se trata de un hombre de nacionalidad española y de 36 años de edad. Desde el Ministerio Público se asegura que, con el objetivo de causar quebranto en la integridad física, golpeó fuertemente en la oreja al vigilante de seguridad privada con un bate o un instrumento similar, al tiempo que decía: «Te voy a matar, tu tienes la culpa».

Debido al golpe, el empleado cayó al suelo. Así lo detalla la Fiscalía, desde donde se apunta que entonces el procesado volvió a propinarle otro golpe en el brazo al trabajador con el citado instrumento, huyendo posteriormente del lugar de los hechos.

En su escrito de conclusiones provisionales, el Ministerio Público no detalla el origen del conflicto. Sin embargo, tras los hechos, un responsable de la empresa de seguridad indicó que el sospechoso se pasó antes de la medianoche por el tinglado y que, al acceder, sufrió un impacto en la cabeza con uno de los varales de los tronos.

Aseguró que el procesado se hizo una brecha y que comenzó a discutir con la víctima, a la que le dijo que iba a denunciarlo por no advertirle del peligro. A continuación, contó que se marchó del lugar y se dirigió al Hospital Comarcal de la Axarquía, donde fue atendido por una contusión en la cabeza y donde manifestó a los médicos que se había dado un golpe por culpa del vigilante de seguridad privada.

Según el responsable de la empresa, después de salir del hospital volvió al tinglado con un bate de béisbol y agredió al empleado, que recibió un golpe en la oreja derecha, que se le desprendió. El trabajador, de 31 años, fue trasladado al hospital de la Axarquía y posteriormente al Hospital Regional de Málaga, donde fue intervenido.

Al respecto, la Fiscalía recoge que la víctima sufrió una amputación casi completa traumática del pabellón auricular derecho, una contusión frontal y otra en el codo, así como una herida en el cuero cabelludo. Son lesiones por las que tuvo que ser intervenido quirúrgicamente, tardando en curarse un total de 274 días, y de las que le han quedado secuelas, tanto estéticas como un trastorno de estés postraumático.

En cuanto al acusado, vecino de Torrox, el Ministerio Público afirma que padece politoxicomanía crónica y trastorno de la personalidad sociopático. Asimismo, informa de que ha procedido a ingresar 2.500 euros en la cuenta de consignaciones del juzgado con la finalidad de hacer frente a las posibles responsabilidades económicas derivadas de sus actos.

Por todo ello, la Fiscalía considera al procesado responsable de un delito de lesiones, en el que considera que concurre las circunstancias atenuantes de trastorno mental, consumo de sustancias estupefacientes y reparación del daño. Por ello, además de la citada pena de prisión, solicita que, en caso de ser condenado, se le imponga la prohibición de comunicarse y acercarse a menos de 500 metros de la víctima durante cinco años. Finalmente, pide una indemnización de 23.700 euros para la víctima.




No hay comentarios