Buscar este blog

sábado, 23 de mayo de 2020

El comité intercentros de Prosegur en los astilleros de Cádiz denuncian que sólo reciben dos mascarillas quirúrgicas cada 20 días

Los vigilantes de seguridad de los astilleros de Cádiz, San Fernando y Puerto Real reclaman más medidas de seguridad a Prosegur, la empresa de la que dependen, para desarrollar sus funciones en las factorías gaditanas. El comité intercentros denuncia que los vigilantes sólo reciben dos mascarillas quirúrgicas cada 20 días y guantes, una dotación a todas luces insuficiente habida cuenta el elevado número de personas que acceden a diario a las instalaciones de Navantia en la provincia. "Sólo en la planta de Puerto Real hay 1.200 empleados, en San Fernando son más, entre 1.300 y 1.500, más los de Cádiz, que son unos 700. A esto hay que añadir todo el personal de contratas, los transportistas, los camioneros... Estamos muy expuestos", explica Álvaro Montaño, presidente del comité intercentros de Prosegur, quien recuerda además que el crucero 'Allure of the Seas' entra este viernes por la tarde en Navantia Cádiz para su reparación con más de 300 tripulantes. "A todas estas personas las tenemos que acreditar nosotros bajo unas medidas de seguridad mínimas. No entendemos cómo la empresa nos dice que en nuestro trabajo no realizamos intervenciones directas". La plantilla de vigilantes en los astilleros gaditanos la conforman, de manera estable, unos 70 trabajadores, si bien desde que se decretase el estado de alarma por la crisis del coronavirus, el personal se ha incrementado en unos 40 empleados más en tanto que se han empezado a prestar otros servicios adicionales. "A raíz de la alerta sanitaria, se ha doblado la vigilancia. En las tres factorías se han instalado casetas con cámaras termográficos para tomar la temperatura a todo el que entra. En dichas casetas hay auxiliares y vigilantes de Prosegur que sí disponen de mascarillas FPP2. Eso sí, las tienen que reutilizar durante 15 días o más, cuando su uso está recomendado para una jornada laboral de ocho horas", apunta Montaño. Los vigilantes han denunciado esta falta de material de protección ante la Inspección de Trabajo, sin embargo, no han obtenido la respuesta que esperaban. "Nos han dado un taconazo. Inspección dice que la empresa establece protocolos de seguridad adecuados; nosotros eso ya lo sabemos. Lo que exigimos son medios suficientes para aplicar esos protocolos", afirma el presidente el comité, que insiste: "Necesitamos más mascarilla y pantallas". Asimismo, Montaño muestra su descontento porque la inspección de trabajo se ha realizado por teléfono, no de manera presencial. "¿Cómo se puede llevar a cabo una inspección sin visitar las instalaciones de las factorías?", se pregunta.
"Nos sentimos indefensos y más ahora que vamos a entrar en la fase 2 de la desescalada y el trasiego de entradas y salidas será mucho mayor", remata el representante sindical.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJANOS TU COMENTARIO