PRIMERA CONSULTA GRATUITA

PRIMERA CONSULTA GRATUITA
CONFIA EN EL ABOGADO DE SEGURIDAD Y EMPLEO

Un pueblo contrata seguridad privada porque no puede tener más policías locales



El aumento de robos en los últimos meses en pequeños pueblos de la provincia de Guadalajara ha obligado a numerosos ayuntamientos a instalar cámaras de seguridad en sus pueblos, a la entrada y salida de los municipios, para identificar a las bandas responsables de estos hechos. En Marchamalo, municipio de tan solo 2.700 habitantes, su ayuntamiento ha ido más allá y, además de anunciar la instalación de 30 cámaras más, ha decidido contratar una empresa de seguridad privada para vigilar por las noches.




La medida, consensuada con la Subdelegación del Gobierno en Guadalajara, obedece a la imposibilidad legal para ampliar la plantilla de su policía local.
«Teníamos un compromiso electoral de aumentar la plantilla en dos agentes pero la Ley General de Presupuestos no lo permite más allá de la reposición de agentes que hayan causado baja o bien hayan abandonado el cuerpo», explica el alcalde de Marchamalo, Rafael Esteban Santamaría, del PSOE. La contratación de esta empresa privada de seguridad no habría sido necesaria de haber prosperado las conversaciones con el vecino pueblo de Cabanillas del Campo para compartir sus agentes policiales pero las negociaciones no llegaron a buen término.

El pueblo de las cámaras


Hace un año Marchamalo se dotó de 27 cámaras con capacidad para leer las matrículas de los vehículos que se instalaron en las entradas y salidas del pueblo. Según el alcalde, el resultado ha sido tan bueno que ahora se colocarán otras 30 en el casco urbano y en la zona industrial. «Estas cámaras nos están ayudando mucho en aspectos de vigilancia de tráfico y seguridad ciudadana y por eso queremos ampliar el servicio con otras 30 cámaras», añade el alcalde, quien aclara que el visionado de las imágenes sólo corresponde a los agentes de la Policía Local.

Cámaras que se han instalado en otros pueblos de Guadalajara azotados por las oleadas de robos gracias, en parte, a las ayudas que concede la Diputación Provincial de Guadalajara a municipios pequeños y con escasos recursos económicos.



Print Friendly and PDF



0 Comentarios

Publicar un comentario