Imputada una librera de Madrid un presunto delito de coacciones contra un vigilante que portaba una bandera de España


La titular del Juzgado de Instrucción nº 5 de Madrid, Carmen Valcarce,ha imputado a a una librera de Madrid por coacciones al vigilante de seguridad de un supermercado que portaba una bandera de España en su uniforme.

En el auto, al que ha tenido acceso Libertad Digital, a magistrada afirma que "los hechos podrían revestir los caracteres de un presunto delito de coacciones cuyo conocimiento está atribuido a los Juzgados de Instrucción de este Partido Judicial,por aplicación de lo dispuesto en el artículo 14.5º de la L.E.Criminal".

Según la querella, a imputada V IC.A. regenta una Librería denominada Traficantes de sueños’ , definida como una librería asociativa/ distribuidora/ editorial con unun proyecto de producción y comunicación política que se constituye a mediados de la década de los años 90, con el fin de servir de espacio de formación, reflexión y reunión para los movimientos sociales alternativos y antiautoritarios de Madrid. Se gestó en centros sociales okupas y por ella han pasado miembros del partido político Ganemos Madrid".

"En este sentido," añade la querella, Doña V.ha pertenecido y pertenece a grupos radicados en la izquierda ideológica, de los denominados progresistas,los cuales evidentemente, en un Estado de Derecho como en el que vivimos,han de ser respetados y tolerados como los de signo opuesto, aspecto que parece no entender la querellada como continuación veremos".
A continuación, a defensa del querellante expone los hechos:


 "A finales de marzo,a las 19.15 horas aproximadamente de su tarde,encontrándose desarrollando su trabajo en el el puesto asignado, como cada día,en la puerta principal de acceso al supermercado,accede la aquí querellada dirigiéndose al señor,hablando en un tono muy bajo reprochándole el porqué porta una bandera de España en su chaleco personal,puesto que no es parte de la uniformidad que la empresa facilita (cumpliendo en todo caso con la normativa al respecto), increpando al señor,afirmando que no debía llevar esa bandera,y y que le molestaba".

"Despreciándole igualmente", apunta la querella, por dos pulseras del mismo color que la 1° bandera que portaba en su muñeca, recriminándole igualmente por la visibilidad de dos tatuajes que lleva, a lo cual mi patrocinado le responde que nada tienen que ver con unun partido político y que es la bandera del lugar donde reside, dirigiéndose ipso facto DoñaV. a una persona encargada del supermercado recriminando tal hecho diciéndole






Print Friendly and PDF

SIGUENOS EN TELEGRAM


0 Comentarios

Publicar un comentario