Buscar este blog

lunes, 2 de marzo de 2020

Piden seis años de cárcel para el graffitero que apuñaló a un vigilante de la estación de cuatro vientos




Un vigilante de Metro de Madrid herido por un grafitero en septiembre del año pasado solicita para el agresor seis años de prisión. Según el escrito de la acusación presentado en el Juzgado de Instrucción número 48 de la capital, se pide abrir juicio oral al supuesto asaltante por presuntos delitos de lesiones y atentado a agente de la autoridad. La víctima intentó impedir que un grupo de jóvenes vandalizar los trenes de la estación de Cuatro Vientos; sin embargo, los individuos respondieron con gran violencia y uno de ellos llegó a acuchillar al empleado.


En el texto se detalla que tras el forcejeo con uno de los grafiteros, éste le realizó cortes en la mano. Ello hizo que el trabajador de seguridad precisase de tratamiento quirúrgico menor y tuviese que estar dos semanas de baja. El vigilante, asesorado por los servicios jurídicos del sindicato Alternativa Sindical, también reclama en concepto de responsabilidad civil una indemnización de 2.345 euros por las lesiones causadas.


Los hechos se remontan al martes 3 de septiembre. Eran las 16:00 horas cuando tres personas accedieron al complejo para realizar pintadas en los vagones. Las cámaras de seguridad detectaron a los intrusos y varios guardas de la compañía acudieron para evitar que se produjese cualquier acto vandálico y expulsar a los individuos de las instalaciones.


No obstante, los asaltantes, que portaban una navaja y varios palos, respondieron de manera agresiva. Los vigilantes consiguieron retener a uno de los varones, precisamente el que llevaba consigo el arma blanca; al resistirse, éste provocó dos cortes a uno de los empleados. Al mismo tiempo, otra grafitera golpeaba a uno de los guardias, consiguiendo zafarse. Finalmente, los autores consiguieron huir mientras que los trabajadores tuvieron que ser asistidos por los sanitarios del Samur Protección Civil.




Detenido un mes después


Un mes después, agentes de la Policía Nacional detuvieron al grafitero que agredió con una navaja al vigilante de seguridad. Después de varias indagaciones los investigadores comprobaron que los daños en los trenes por los grafitis ascendían a más de 3.400 euros. Los agentes de la Brigada Móvil-Policía en el Transporte, lograron finalmente la identificación y detención de este individuo que pasó a disposición de la autoridad judicial como presunto responsable de los delitos de daños, lesiones y amenazas.

Un vigilante de metro de la estación de cuatro vientos resulta apuñalado en un enfrentamiento con graffiteros

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJANOS TU COMENTARIO