domingo, 16 de septiembre de 2018

Los vigilantes de seguridad del centro de menores Ibaiondo de Zumarraga defienden su obligación de denunciar que los menores mantenían relaciones con los monitores





Los vigilantes de seguridad del centro de menores Ibaiondo de Zumarraga respondieron ayer al comunicado de los trabajadores del centro, que catalogaban de «calumnia y difamación» la denuncia cursada por un portavoz de los vigilantes, según la cual se habrían producido dos casos de relaciones íntimas entre educadoras y menores internos.

Oscar Bruña Ruiperez, «como portavoz elegido por 15 de los 16 vigilantes subrogados a la actual empresa de vigilancia», defiende en otro escrito difundido ayer que «han sido puestos en conocimiento de los juzgados competentes y la Fiscalía de menores hechos, acciones y omisiones frente a los cuales los vigilantes de seguridad, conforme a la legislación, estamos obligados a denunciar». Añade que «en ningún momento hemos pretendido ni deseado agredir, cuestionar o difamar el trabajo ni la buena labor del colectivo que integra el cuerpo educativo del centro». Además de las supuestas relaciones mantenidas entre educadoras e internos, de las que según Justicia no tenían conocimiento, la denuncia recoge un presunto «tráfico e introducción y hallazgo de sustancias estupefacientes» dentro de la instalación.





APP OFICIAL SEGURIDAD Y EMPLEOGifs ANimados Flechas (31)


No hay comentarios:

Publicar un comentario