Preocupación por el contrato para el servicio de vigilancia de seguridad privada en dependencias municipales de la Ciudad de Melilla




La adjudicación del contrato para el servicio de vigilancia de seguridad privada en dependencias municipales de la Ciudad se ha dilatado ya casi un año y ha pasado por varios procesos que parecen finalizar. El último documento publicado en la Plataforma de Contratación del Estado, del día de ayer, es un requerimiento de documentación a la empresa que estaba en segundo lugar en el concurso, y que hasta ahora ha venido desarrollando esta labor, pero que ha sido denunciada en varias ocasiones no solo por CCOO por incumplimiento del convenio con los trabajadores, sino también por los propios vigilantes de seguridad. Por ello, estos trabajadores están en vilo esperando cuál es la resolución de la Ciudad, como aseguró UGT a El Faro, que solo espera que la empresa que se quede con el contrato no solo cumpla con el pliego que firma, sino también con el convenio de este sector.

Y es más, desde CCOO se informó también de que se presentó un escrito en la Administración local porque cree que la empresa ha incumplido la Ley de Contratación Pública al no aplicar el convenio con los vigilantes de seguridad y eso le dejaría fuera de optar a este nuevo contrato.

UGT indicó a este periódico que lo claro es que debe haber una adjudicación cuanto antes de este contrato. Explicó que los trabajadores del servicio suman tres más tres meses porque hace ya tiempo que finalizó el contrato que tenía la empresa.

El sindicato comentó que se deja sin esta estabilidad laboral que toda persona necesita porque no hay una empresa concreta a la que dirigir sus peticiones o reclamaciones, ya que no se ha finalizado con esta adjudicación.

Pero también tiene claro UGT que no se puede hacer una adjudicación sin más. Subrayó que la empresa que se quede con este servicio debe cumplir con el convenio laboral del sector. Aseveró que los trabajadores no pueden padecer retrasos en sus pagos o que no les hagan llegar determinados pluses porque la empresa haya licitado a un coste menor del que realmente necesita para cubrir gastos.

UGT no sabe qué empresa se quedará finalmente con este servicio pero exige que la que sea cumpla con el convenio y con el pliego que firma con la Administración local. “Los trabajadores no pueden estar a verlas venir”, añadió.

Asimismo, el sindicato indicó que la Ciudad debe comprobar que la empresa que se queda con el contrato está cumpliendo con el pliego y con los trabajadores.

Preocupación


Por su parte, CCOO también destacó la preocupación que hay entre los vigilantes de seguridad por la adjudicación del contrato. La empresa que estaba en segundo lugar y a la que se daría este servicio ha sido denunciada por este sindicato en varias ocasiones. De hecho, entregó en la Administración local un documento en el que informaba de que, bajo su criterio, este negocio estaría incumpliendo la Ley de Contratación Pública en uno de sus artículos en los que se indica que la adjudicataria debe cumplir con los convenios de los trabajadores. CCOO aseveró que esta empresa no lo está haciendo.

En diciembre, por ejemplo, el sindicato llevó a la Inspección de Trabajo a esta empresa porque estaba haciendo contrataciones de vigilantes de seguridad por obras y servicios. Indicó que esta modalidad de contratación se puede adoptar en momentos puntuales, por ejemplo, para vigilar un festival o una muestra que organice la Ciudad. Sin embargo, remarcó que la empresa estaba usando esos contratos para cubrir puestos de empleo que ya formaban parte de los pliegos.

Pero para la empresa estos contratos de obras y servicios tenían una ventaja y es que el despido de ese profesional es más ‘barato’. Además, los profesionales que estén bajo este tipo de contrato pueden ser despedidos si la empresa que coja ahora el servicio lo cree conveniente, puesto que no son fijos.

Otros temas que han denunciado los propios empleados de esta empresa de vigilancia de seguridad que hasta ahora a desarrollado el servicio y que puede volver a ser adjudicataria del mismo son retrasos en el pago de nóminas, que no se les abonaba determinados pluses y que no se les estaba abonando la formación. Insistió CCOO que este negocio no cumple con la legislación vigente y, por ello, no debería volver a tener adjudicado este servicio.

Asimismo, el sindicato destacó que la empresa incumple el pliego de condiciones del anterior contrato y también lo haría con el actual, aunque remarcó que esto es una tarea que debe emprender la Administración local porque el interés de CCOO está en que los trabajadores tengan buenas condiciones de trabajo y no tanto cuestiones técnicas de la empresa.

En relación con esto último, apuntó que todo indica a que no cuenta con el permiso correspondiente de la Guardia Civil para tener un armero en la sede, a la que se ha cambiado recientemente esta empresa.

Pero CCOO reiteró que lo importante son los trabajadores y son muchas las denuncias que han tenido que hacer de forma particular en los juzgados para que la empresa les reconociera sus derechos por lo que no se fia de ésta y de que pueda cambiar con este nuevo contrato que podría caer en sus manos. Insistió en que se trata de un servicio con una cantidad de dinero público de los más altos de la Ciudad, ya que se licitó por 9,988 millones de euros. Reclamó a la Ciudad que vigile que se cumple el pliego del contrato.




Print Friendly and PDF

SIGUENOS EN TELEGRAM


0 Comentarios

Publicar un comentario