miércoles, 4 de abril de 2018

selección de noticias sobre vigilantes de seguridad en los medios informativos (04/04/2018)

Condenado por robar ropa en una tienda y agredir a un vigilante en Palma

El acusado sustrajo dos prendas valoradas en 60 euros y propinó patadas y puñetazos a la víctima

Los vigilantes de seguridad de la Ciudad de la Justicia protestan por la reducción de horas

El nuevo concurso que ha sacado la Junta de Andalucía supondrá un recorte de siete puestos de trabajo


Ocho detenidos por quemar tres coches con una bengala robada de un barco


  • El fuego se produjo a las 2:30 horas en la calle Carlos V, situada en el barrio del Industrial

La Policía Nacional y la Policía Local detuvieron en la madrugada de ayer a ocho individuos por quemar tres vehículos utilizando una bengala que había sido robada instantes antes de una embarcación estacionada en el dique seco del puerto deportivo.
En una nota de prensa, la Consejería de Seguridad Ciudadana informó de que los hechos se produjeron a las 2:30 horas, en la calle Carlos V, en el barrio del Industrial, desde donde la Policía Local recibió un aviso de que al parecer había varios individuos que estaban enzarzados en una pelea, tirándose botellas.
Una vez en el lugar, los agentes pudieron comprobar que había un vehículo ardiendo y por la cercanía con otros, el incendio también estaba afectando a los dos vehículos estacionados junto a él, por lo que dieron aviso inmediatamente al servicio de Bomberos para su extinción.
Patrullas de la Policía Local y la Policía Nacional procedieron a dar una batida por las inmediaciones para localizar al autor o autores del incendio, momento en el que observaron cómo un grupo numeroso de jóvenes corría en dirección a la playa, por lo que se inició una persecución que terminó con la detención de los ocho que lo integraban.
En el cacheo de seguridad, los agentes intervinieron a uno de ellos una bengala, de las mismas características que la que fue hallada en las proximidades del incendio, que estaba usada y tirada en el suelo junto al vehículo que ardía.
Por ello, la Policía Local y la Policía Nacional, en su intervención conjunta, procedieron a la detención de los ocho, todos jóvenes de nacionalidad marroquí, indocumentados y sin domicilio conocido en Melilla.
Todos ellos habían estado esa madrugada merodeando entre las embarcaciones dentro del dique seco del puerto deportivo con la cara tapada, según confirmó posteriormente el vigilante de seguridad, cuya presencia provocó que huyeran.

Impotencia judicial ante los grupos de saqueadoras de comercios

Profesionales del hurto organizadas se jactan de poder actuar con impunidad

Saqueos sistemáticos. En Palma actúan, desde hace años, grupos organizados de delincuentes especializados en hurtos en todo tipo de establecimientos. El Código Penal define esos saqueos sistemáticos como delitos leves, sancionados con simples multas. Mucha gente compra después los objetos robados a bajo precio.
" Cuantas más multas nos ponen por robos en supermercados, más robamos", son palabras de una mujer mallorquina con múltiples antecedentes por hurtos y que ha explicado su peculiar filosofía de vida a los impotentes funcionarios de los juzgados de Vía Alemania. Desde hace años, grupos organizados de delincuentes " saquean" supermercados, centros comerciales, hipermercados, tiendas de souvenirs y grandes almacenes, sin que el castigo judicial a sus reiterados hurtos sirva para nada.
Una de las protagonistas de esta historia posee 194 antecedentes policiales por las antiguas faltas y los actuales delitos leves de hurto. La mujer, que siempre "trabaja" acompañada de otras dos compañeras, se jacta de sus antecedentes y no se muestra en absoluto preocupada por que se incrementen.

"Pues me voy a Manacor"

Los jueces de Palma intentaron hace años poner freno a estos incansables grupos organizados de rateros mediante órdenes de alejamiento del establecimiento que más visitaban. "Cuando se les prohibía entrar en determinada tienda de una cadena, se iban a robar a otra en la misma Palma", explica un veterano funcionario que conoce desde hace años a estas mujeres a fuerza de ejecutar las sentencias contra ellas.
"Después se fue más lejos y como medida cautelar se les prohibió entrar en todas las tiendas de una sola cadena situadas en Palma, pero se van a Calvià o a otros pueblos de la Part Forana".
"Si no nos dejan entrar en unos supermercados de Palma, pues nos vamos al de Calvià o al de Manacor, que allí es más fácil pillar cosas", admite sin tapujos una de las afectadas por las medidas de alejamiento.
Al ser preguntadas que cómo se desplazan a esos pueblos, responden que "tenemos buenos coches para ir".
Una de las multirreincidentes fue desalojada judicialmente no hace mucho de una vivienda, donde vivía con su familia de okupa. Ahora reside en otra casa allanada, hasta que sea desahuciada y vuelva a okupar otro inmueble.
El Código Penal castiga con multas los hurtos inferiores a 400 euros, una frontera que los ladrones de tiendas nunca superan.
Cuando la persona que es condenada a una multa se declara insolvente, los juzgados le ofrecen la posibilidad de pagar a plazos. Así, por ejemplo, una multa de 180 euros se puede abonar en 6 mensualidades de 30 euros.
Otra integrante de una banda organizada acudió recientemente a los juzgados a acompañar a su hija, condenada a 200 euros de multa por sustraer objetos en un establecimiento comercial. La hija expresó su deseo de pagar la sanción a plazos, pero la madre le convenció de que fuera a tocateja.
"Yo estoy pagando tres mil euros al mes de multas (por robar en tiendas)", manifestó la progenitora. Esa afirmación causó estupor en los funcionarios, que se preguntaron "¿si paga tres mil euros al mes en multas, de qué vive y cuánto roba al mes"?

En verano, a los souvenirs

Los clanes organizados se conocen al dedillo todos los supermercados de Mallorca y eligen los que les ofrecen mayores facilidades para sus hurtos. "En invierno hacemos supermercados y en verano nos vamos a los souvenirs", explican su modus vivendi.
La respuesta judicial no amedrenta a los ladrones. Nuestra protagonista no se muerde la lengua cuando reconoce que "cuantas más multas nos ponen (los jueces), más robamos".
El hecho de que en su inmensa mayoría no tengan trabajo legal conocido, fuerza a que el dinero para pagar las sanciones tenga que salir de la reventa de los artículos sustraídos. Es la rueda que no para.
En algunos barrios, como Son Roca, funciona desde hace años lo que se conoce como 'Teletienda': encargar a los grupos organizados el robo de determinados productos de alimentación, bebidas o productos de perfumería.
"Pides lo que deseas y te lo traen después a mitad de precio de lo que cuesta en la tienda", explica una vecina.


Los hurtos en establecimientos ocupan un porcentaje importante de la actividad de los juzgados de Vía Alemania. Algunos funcionarios se quejan y afirman que están "trabajando para las grandes cadenas comerciales". Estas compañías, además de la pérdida y deterioro de las mercancías, tienen que pagar a los vigilantes de seguridad y a los abogados, que prácticamente solo se dedican a representar a la empresa en los juicios leves. Cada día se celebran varios juicios por esta modalidad delictiva, que resulta imparable.
APP OFICIAL SEGURIDAD Y EMPLEOGifs ANimados Flechas (31)





No hay comentarios:

Publicar un comentario