sábado, 17 de marzo de 2018

JURISPRUDENCIA: RECURSO DEL DESPIDO DE PROSEGUR A UN VIGILANTE DE ADIF QUE PORTABA DOS CANANAS CON 19 BALAS CADA UNA EN EL COCHE DE LA PATRULLA



ANTECEDENTES DE HECHO PRIMERO .- Que la Sentencia recurrida dice en su parte dispositiva: "FALLO: Debo desestimar y desestimo la demanda de despido interpuestas por D. Luis Pedro contra Prosegur Soluciones Integrales de Seguridad España. S.L., declarando conforme a lo establecido en el art. 55. 7 del E.T ., convalidada la extinción del contrato de trabajo, sin derecho a indemnización ni a salarios de tramitación. Absolviendo a la demandada Prosegur Soluciones Integrales de Seguridad España. S.L., de cuantas pretensiones se deducen en su contra. SEGUNDO .- Que en dicha Sentencia se declaran probados los siguientes Hechos: PRIMERO: D. Luis Pedro mayor de edad, con D.N.I. nº NUM000 , vecino de Albacete, viene prestando sus servicios para la empresa Prosegur, Soluciones Integrales de Seguridad España S.L. desde el 15 de julio de 2007, en virtud de contrato de trabajo indefinido, a tiempo completo, con la categoría profesional de Vigilante de seguridad, percibiendo un salario mensual de 1.740,63 euros incluida parte proporcional de pagas extraordinarias. Salario que venía percibiendo mensualmente, siéndole abonado mediante transferencia bancaria. SEGUNDO:
SEGUNDO .- El actor desarrollaba su trabajo en las instalaciones de ADIF.TERCERO: El 10 de mayo de 2016 la empresa entrega comunicación al trabajador informando de su despido, por incumplimientos de los artículos 22 y 23 de la Ley de Seguridad Privada , y a tenor de lo dispuesto en los artículos 54.4 , 55. 4 y 4 y 56. 3 c) del Convenio Colectivo . Comunicación que obra unida a las actuaciones, y en este momento se da por reproducida. CUARTO: El 25 de abril de 2016 el actor tenía asignado servicio en la Patrulla de Adif (Albacete) con turno de trabajo de 07:00 a 19:00 horas. Sobre las 12:00 horas los coordinadores del servicio realizaron una visita al servicio con el fin de realizar el control de calidad solicitado por el cliente. Uno de los coordinadores preguntó a los miembros de la patrulla por su dotación de canana con 9 cartuchos reglamentarios, indicando que está en la guantera del vehículo. Del interior de la guantera el actor sacó dos cananas, cada una de ellas con 19 cartuchos. El actor reconoció que además de la canana de la empresa con 19 cartuchos, tenía otra canana con 19 cartuchos de su propiedad. El mismo día suscribe documento en que reconoce: "llevar otra dotación aparte de la del servicio, con 19 cartuchos de mi propiedad adquiridos por mi cuenta, siendo estos los que yo porto". La incidencia fue comunicada a la empresa, y por orden de esta se puso en conocimiento de la Intervención de Armas de Albacete, personándose en las instalaciones dos Agentes de la Guardia Civil que levantaron acta de los hechos descritos. QUINTO: El 6 de mayo de 2016 en las dependencias de la Intervención de Armas y Explosivos de la Comandancia de la Guardia Civil de Albacete se hace entrega a representante de la empresa la cantidad de 19 cartuchos calibre 38 SPL intervenidos al trabajador D. Luis Pedro , al ser propiedad de Prosegur. SEXTO: El trabajador ha intentado la preceptiva conciliación ante la UMAC de Albacete, sin avenencia, habiendo presentado papeleta de conciliación el día 30 de mayo de 2016. SEPTIMO: Ha presentado demanda ante el Juzgado Decano de los de Albacete el 27 de junio de 2016. OCTAVO: Por la Comisaría Provincial de Albacete, en fecha 11 de abril de 2016, se informa a este Juzgado que los trabajadores de Prosegur Soluciones Integrales de Seguridad España S.L. D. Esteban y D. Horacio JURISPRUDENCIA 3 no tienen delegadas funciones de Jefes de Seguridad al amparo de lo establecido en el art. 35. 3 de la Ley 5/2014 de abril, de Seguridad Privada, siendo el motivo de esa falta de delegación, el que dichas personas no ejercen funciones de Jefe de Seguridad delegadas. NOVENO: En su escrito de 29 de septiembre de 2016 la empresa reconoce que los citados no ejercen funciones de Jefe de Seguridad delegadas; consistiendo sus funciones en realizar controles de calidad de los distintos servicios prestados a los clientes, supervisando que el material asignado ha sido remitido correctamente, y en su caso, el uso de los mismos. DÉCIMO: El trabajador no ostenta ni ha ostentado cargo alguno de representación colectiva o sindical. TERCERO .- Que, en tiempo y forma, por la parte demandante, se formuló Recurso de Suplicación contra la anterior Sentencia, en base a los motivos que en el mismo constan. Dicho Recurso ha sido impugnado de contrario. Elevadas las actuaciones a este Tribunal, se dispuso el pase al Ponente para su examen y resolución. FUNDAMENTOS DE DERECHO PRIMERO : El juzgado de lo social nº 2 de Albacete dictó sentencia de 30-6-17 por la que desestimando la demandada, confirmaba la procedencia del despido disciplinario acordado. Contra tal resolución se alza en suplicación la parte demandante y ahora recurrente, esgrimiendo con correcto amparo procesal, cuatro motivos orientados a la revisión de los hechos probados al amparo de la letra b/, y otros tres motivos dedicados a la revisión del derecho aplicado al amparo de la letra c/, en todo caso del art. 193 de la LRJS . SEGUNDO : A- En el primero de los motivos dedicados a la revisión fáctica, se solicita la modificación del ordinal cuarto de la sentencia de instancia, para sustituir la mención a que las cananas las sacó de la guantera del vehículo el actor, por otra en que se diga que lo hizo el compañero del actor. La indicada pretensión debe rechazarse no solo porque se designe a tal efecto la carta de despido, que no es idónea para fundar la revisión, y de manera genérica, además, "la grabación del acto de la vista", sino también por su completa inutilidad, ya que como se verá de inmediato, resulta intrascendente quién sacara las cananas de la guantera. B.- En el segundo motivo, de igual naturaleza que el anterior, se quiere añadir un nuevo ordinal en el que se diga que portar un exceso de cartuchería no supone infracción en materia de seguridad privada. También debemos rechazar tal intento, que no se refiere a la constatación de un hecho, sino a una calificación jurídica, que debe producirse en consecuencia por la vía de la letra c/ del art. 193 de la LRJS . C.- En el tercero, se propone la adición de un nuevo ordinal, en este caso para señalar, primero, cuándo se produjo la última práctica de tiro, lo cual es completamente irrelevante para el caso. Y segundo, que el demandante hacía uso de una segunda canana con cartuchería desde 2014, siendo esta práctica habitual en la mayoría de vigilantes, para lo cual propone, el justificante de compra de la canana, que es irrelevante, porque no lo imputado no es su posesión, sino la distracción de cartuchería, y por otro lado prueba testifical, que como es bien sabido, nunca puede fundar la revisión de hechos en el seno del recurso de suplicación. D.- Por último, se quiere adicionar otro ordinal, para hacer constar que el demandante había denunciado a la empresa ante la inspección de trabajo por cambio de turnos, que intentó retirar la denuncia, y que finalmente la inspección realizó una advertencia a la empresa, designando a tal efecto los documentos obrantes a los folios 42 a 47 de los autos. También debemos rechazar tal petición y por igual causa de inutilidad. En este caso, es palmario que la existencia de aquella denuncia no ha fundado ningún tipo de pretensión específica en la demanda, ni es objeto por tanto de decisión en el acto del juicio, ni tampoco, por cierto, se dice nada en este recurso que ahora se resuelve, sobre la existencia de una hipotética represalia empresarial, en los motivos dedicados a la revisión jurídica. En consecuencia, se trata de una mención sobre un debate que resultaría novedoso en esta alzada, y que además no se corresponde con la configuración del resto del recurso. TERCERO : En el primero de los motivos dedicados a la revisión jurídica, se invoca la infracción del art. 57 del vigente Convenio Colectivo de Empresas de Seguridad (BOE 18-9-15 ), y art. 60.2 del ET , por entender que la falta sancionada habría prescrito. Como resulta del examen de las actuaciones, que son de libre acceso para esta sala en cuanto se refieran a datos procesales, y no a hechos sometidos a las reglas sobre la carga de la prueba, la mentada alegación no se formuló en el escrito de demanda, aunque sí se intentó hacer valer en el acto del juicio, sin respuesta en la sentencia de instancia. Tal circunstancia se muestra irrelevante, desde el momento en que se constata que la alegación de prescipción carece de sustrato práctico. JURISPRUDENCIA 4
En efecto, tal como se informa en la sentencia de instancia, el descubrimiento de que el interesado portaba cartuchería de la empresa se produjo en la visita de servicio de 23-4-16 , y la carta de despido se comunicó el 10-5-16, de modo que no transcurrieron ni los sesenta días previstos para las faltas muy graves, ni los seis meses del plazo general largo, a los que hace referencia el invocado art. 60 del ET , que no se ve afectado por lo dispuesto en el convenio colectivo aplicable. En realidad, la parte quiere hacer pasar como dies a quo del cómputo del plazo, el de la última práctica de tiro, momento completamente irrelevante para lo que nos ocupa. En efecto, aún dando por sentado un reconocimiento del interesado de que fue entonces cuando se apropió de la cartuchería, lo cual no consta en modo alguno, tal hecho quedó como es lógico reservado, y no fue conocido por la empresa hasta la indicada visita de servicio, de modo que, según reiterada jurisprudencia en la materia, no podía servir nunca como referencia para el cómputo de la prescripción, al constituir una ocultación, y hasta que ésta no cese. En tal sentido se ha expresado, entre otras muchas, la STS de 19-9-11 (rec. 4572/10 ), que dice sobre esto: ": 1).- En los supuestos de despidos por transgresión de la buena fe contractual o abuso de confianza, "la fecha en que se inicia el plazo de prescripción establecido en el artículo 60.2 del Estatuto de los Trabajadores no es aquella en que la empresa tiene un conocimiento superficial, genérico o indiciario de las faltas cometidas, sino que, cuando la naturaleza de los hechos lo requiera, ésta se debe fijar en el día en que la empresa tenga un conocimiento cabal, pleno y exacto de los mismos"... 2).- Se ha de entender que ese conocimiento cabal y exacto lo tiene o adquiere la empresa, cuando el mismo llega a un órgano de la misma dotado de facultades sancionadoras o inspectoras... 3).- En los supuestos en que los actos transgresores de la buena fe contractual se cometen por el trabajador de modo fraudulento o con ocultación, eludiendo los posibles controles del empresario, debe tenerse en cuenta que tal ocultación "no requiere ineludiblemente actos positivos, basta para que no empiece a computarse la prescripción, que el cargo que desempeña el infractor obligue a la vigilancia y denuncia de la falta cometida, pues en este supuesto, el estar de modo continuo gozando de una confianza especial de la empresa, que sirve para la ocultación de la propia falta, es una falta continua de lealtad que impide mientras perdura que se inicie el computo de la prescripción"... "Es obvio que el conocimiento empresarial a que se refiere la jurisprudencia reseñada tiene que ser un conocimiento efectivo, real y cierto, no siendo aceptable sustituir ese conocimiento real y cierto por la mera posibilidad de haber tenido la empresa noticia de los hechos acontecidos, sin que ese conocimiento hubiese tenido lugar, y menos aún cabe admitir a este respecto la aplicación de ficciones o suposiciones "". El motivo debe por tanto ser desestimado. CUARTO : En los dos últimos motivos del recurso, se plantean sendas cuestiones que en el caso son conceptualmente indivisibles, ya que el primero de ellos se dice que la conducta del interesado no constituía ningún tipo de infracción, con cita de los arts. 54.4 , 55.4 y 5 y 56.3 del ya citado Convenio Colectivo aplicable, en relación al art. 54 del ET y 3.2 del C.Cv., y en el segundo, que aunque lo fuera, la reacción de la empresa sería desproporcionada, con cita del art. 58.2 del ET y jurisprudencia en la materia. En consecuencia, resolveremos ambos motivos de manera simultánea. Como informan los hechos probados de la sentencia de instancia, así como las afirmaciones contenidas con igual valor fáctico impropio en sus fundamentos de derecho, el interesado prestaba servicios por cuenta de la empresa demandada como vigilante de seguridad, cuando el día 25-4-16, como consecuencia de una visita al servicio de los coordinadores, al preguntar sobre la dotación de canana con 9 cartuchos, indicar el interesado que se encontraba en la guantera de su vehículo, y dirigirse al mismo para sacarla, se comprobó que en realidad el trabajador contaba con dos cananas, cada una de ellas con 19 cartuchos. Por otro lado, y a pesar de haber manifestado inicialmente que los cartuchos de la segunda canana eran de su propiedad, resulto tras las oportunas comprobaciones que eran de la empresa, razón por la cual, tras su intervención al interesado por la Guardia Civil, fueron entregados a la empresa en las dependencia de la Intervención de Armas y Explosivos de la Comandancia de la Guardia Civil. Pues bien, en relación a los hechos descritos, la parte intenta transmitir que no supone infracción alguna en materia de seguridad privada, el hecho de portar una segunda canana, circunstancia que en efecto sería irrelevante, y no ha sido objeto de la sanción de la empresa. En realidad, lo que ha sido objeto de sanción, es que el trabajador portaba más cartuchos de los previstos reglamentariamente, que son, como se dice en la carta de despido, 25 por arma, una canana con 19 cartuchos y 6 más que deben introducirse en el arma. Conviene resaltar que no se trata de lo que el interesado porte a título particular, de su propiedad, caso de tener las correspondientes licencias para ello, sino del uso indebido del material de la empresa, que ha distraído de manera indebida, a los efectos indicados. JURISPRUDENCIA 5Por lo demás, parece ocioso llamar la atención sobre la importancia que confiere al hecho, el tipo de material del que se trata, en cuanto siendo cartuchería, pesa sobre la empresa y sus trabajadores unas especiales y reforzadas obligaciones de seguridad, bajo la supervisión incluso de los correspondientes servicios del estado, pero también de lealtad en la manipulación de aquellos elementos. Las mentadas obligaciones han sido desconocidas por el interesado, que no solo ha distraído cartuchería de forma no prevista reglamentariamente, sino que además intentó ocultar tal hecho, haciendo pasar aquella inicialmente como de su propiedad. Ante tal conducta, no podemos aplicar al caso proporcionalidad alguna según los criterios en la materia. En efecto, y como ha señalado con plena corrección la sentencia de instancia, es constante criterio jurisprudencial, sentado, entre otras, en la STS de 19-7-10 que igualmente se transcribe, que" la transgresión de la buena fe contractual constituye un incumplimiento que admite distintas graduaciones en orden singularmente a su objetiva gravedad, pero que, cuando sea grave y culpable y se efectúe por el trabajador, es causa que justifica el despido, lo que acontece cuando se quiebra la fidelidad y lealtad que el trabajador ha de tener para con la empresa o se vulnera el deber de probidad que impone la relación de servicios para no defraudar la confianza en el trabajador depositada, justificando el que la empresa no pueda seguir confiando en el trabajador que realiza la conducta abusiva o contraria a la buena fe ". Tal es el caso que ahora nos ocupa, de modo que el despido acordado se muestra proporcional a la conducta reprochada, y por ello la calificación de la instancia se muestra plenamente ajustada a derecho, procediendo por ello su confirmación, previa desestimación del recurso presentado. Vistos además de los citados, los demás preceptos de general y pertinente aplicación FALLAMOSDesestimamos el recurso de suplicación interpuesto por la representación de D. Luis Pedro contra la sentencia dictada el 30-6-17 por el juzgado de lo social nº 2 de Albacete , en virtud de demanda presentada por el indicado contra la mercantil "Prosegur Soluciones Integrales de Seguridad España SL" y el FOGASA, y en consecuencia confirmamos la reseñada resolución. Sin costas. Notifíquese la presente resolución a las partes y a la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha en Albacete, haciéndoles saber que contra la misma únicamente cabe RECURSO DE CASACIÓN PARA LA UNIFICACIÓN DE DOCTRINA, que se preparará por escrito dirigido a esta Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Castilla La Mancha en Albacete, dentro de los DIEZ DÍAS siguientes a su notificación, durante dicho plazo, las partes, el Ministerio Fiscal o el letrado designado a tal fin, tendrán a su disposición en la oficina judicial los autos para su examen, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 220 de la Ley reguladora de la jurisdicción social . La consignación del importe de la condena, cuando proceda, deberá acreditarse por la parte recurrente, que no goce del beneficio de justicia gratuita, ante esta Sala al tiempo de preparar el Recurso, presentando resguardo acreditativo de haberla efectuado en la Cuenta Corriente número ES55 00493569 9200 0500 1274 que esta Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, Albacete, tiene abierta en el BANCO SANTANDER, sita en Albacete, C/ Marqués de Molíns nº 13,indicando el nombre o razón social de la persona física o jurídica obligada a hacer el ingreso, y si es posible, el NIF/ CIF, así como el beneficiario (Sala de lo Social) y el concepto (cuenta expediente) 0044 0000 66 1629 17, pudiéndose sustituir dicha consignación en metálico por el aseguramiento mediante aval bancario en el que se hará constar la responsabilidad solidaria del avalista. Debiendo igualmente la parte recurrente, que no ostente la condición de trabajador, causahabiente suyo, o beneficiario del régimen público de la Seguridad Social, o se trate del Ministerio Fiscal, el Estado, las Comunidades Autónomas, las Entidades Locales, los Organismos dependientes de todas ellas y quienes tuvieren reconocido el beneficio de justicia gratuita, consignar como depósito la cantidad de SEISCIENTOS EUROS (600,00 €), conforme al artículo 229 de citada Ley , que deberá ingresar en la Cuenta Corriente anteriormente indicada, debiendo hacer entrega del resguardo acreditativo de haberlo efectuado en la Secretaría de esta Sala al tiempo de preparar el Recurso. Así por esta nuestra Sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.
Que la Sentencia recurrida dice en su parte dispositiva: "FALLO: Debo desestimar y desestimo la demanda de despido interpuestas por D. Luis Pedro contra Prosegur Soluciones Integrales de Seguridad España. S.L., declarando conforme a lo establecido en el art. 55. 7 del E.T ., convalidada la extinción del contrato de trabajo, sin derecho a indemnización ni a salarios de tramitación. Absolviendo a la demandada Prosegur Soluciones Integrales de Seguridad España. S.L., de cuantas pretensiones se deducen en su contra.

APP OFICIAL SEGURIDAD Y EMPLEOGifs ANimados Flechas (31)



No hay comentarios:

Publicar un comentario